Home » Una cena de navidad erótica by Violeta Velasco
Una cena de navidad erótica Violeta Velasco

Una cena de navidad erótica

Violeta Velasco

Published October 29th 2014
ISBN :
Kindle Edition
31 pages
Enter the sum

 About the Book 

LOCA INFIEL. Una historia de amor y sexo.Violeta Velasco.- LITERATURA PARA ADULTOS -Me acordaba mucho de Igor, pero sólo tenía esa noche para salir. Desde el comienzo supe que quería estar con varios hombres, no un amante solo, así que llamé aMoreLOCA INFIEL. Una historia de amor y sexo.Violeta Velasco.- LITERATURA PARA ADULTOS -Me acordaba mucho de Igor, pero sólo tenía esa noche para salir. Desde el comienzo supe que quería estar con varios hombres, no un amante solo, así que llamé a Luis ayer. ¿Para qué esperar?Aproveché que Paco salía a la cena con los trabajadores y sabía que volvería tardísimo. Es la tónica de todos los años.Me encanta la noche, es distinto. Todo es distinto.El bar estaba lleno, y teníamos que estar muy juntitos, en más de una ocasión mis tetas se asomaban en la cerveza que sujetaba con la mano, y en más de una vez, nuestras bocas casi se rozaron, pues para hablarnos teníamos que acercarnos al oído del gentío que había. Las miradas lo decían todo.Cuando salimos casi sordos y acalorados del bar comenzamos a caminar sin prisas hacia los coches, atravesamos el casco antiguo andando, charlando, riendo… intercambiando feromonas. Me sentía muy feliz, no sé, estaba genial con él, ni siquiera pensaba que podían vernos. Igor es distinto, es una sensación distinta. Igor me excita hasta con su acento, su morbo es feroz, es mirarlo y decir- sexo. Pero Luis tiene la imagen del hombre «que lo sabe hacer todo», del hombre hábil, experimentado, del que esperas guardar un recuerdo especial-—Me encantaría besarte, María.Lo miré sin parpadear, haciéndome la sorprendida, cosa que no lo estaba pues se tocaba en el aire la excitación de los dos», y nos detuvimos. Nos miramos, nos besamos.Comenzó a acercarse a mi boca muy despacio sujetándome la barbilla y repasándome la cara con su mirada, mi corazón latía a 180 ppp, y mi coño estaba sintiendo que quería eso- sexo.Quería a este hombre entre mis piernas. De su beso suave y lento pasó a un morreo encendido, me abrazó y yo a él. Me apretaba y yo a él. Nos comíamos vivos en medio del callejón, empezó a tocarme el culo y subió un poco mi vestido por detrás, entonces se dio cuenta del liguero y de lo fácil que lo tenía para penetrarme allí mismo. Me sentí muy deseada.Lo pensó. Sé que lo pensó, pues se apasionó mucho más mordiendo mis labios, imposible de separar nuestras bocas. Acaricié su cuello y percibí en instantes su cuerpo formalísimo, duro, tenso. Fue empujándome hacia atrás y me apoyó sobre el maletero de un coche. Entonces la sentí. Sentí su polla durísima, apretaba contra mi coño y yo abría las piernas para dejarle entrar. Esta es la zona típica de casas de los 50, Había un portal abierto y nos metimos como dos adolescentes en la oscuridad de aquella escalera. Me puso pegada a la pared que estaba.....Del libro LOCA INFIEL